Follow by Email

martes, 20 de marzo de 2012

Barreras reales y psicológicas en el desarrollo de las actividades directivas: Superando el muro de cristal


"Se ha hablado mucho del “Techo de Cristal” como símbolo de los obstáculos y dificultades que tienen que vencer las mujeres para acceder a puestos directivos y de responsabilidad en las organizaciones y, en general, para crecer a lo largo de su carrera profesional."

Barreras reales y psicológicas en el desarrollo de las actividades directivas: Superando el muro de cristal

Existe, sin embargo, en las carreras directivas, tanto de hombres como de mujeres, una barrera mucho más dura y sutil, un muro tan alto como transparente e invisible. Lo llamamos el Muro de Cristal.

El Muro de Cristal es un conjunto de barreras reales, pero, sobre todo, psicológicas, a las que se enfrenta un directivo ante la decisión de un cambio en su carrera.

Una reciente investigación llevada a cabo en el Reino Unido muestra que la mayoría de directivos senior (3 de cada 4) se sienten de alguna forma atrapados en su actual empleo y encuentran dificultades para moverse, debido a este Muro de Cristal que les impide o dificulta la búsqueda de un nuevo trabajo. No se sienten muy seguros de cómo dar los primeros pasos y tomar la iniciativa. Con frecuencia se quejan de ausencia de oportunidades y de escasa comprensión o conocimiento del mercado de puestos directivos senior.

Tan solo ¡uno de cada cinco! de los directivos entrevistados siente que tiene un control completo sobre su carrera. Esto suena aterrador. Décadas de investigación en organizaciones demuestran que el control sobre la propia carrera está altamente correlacionado con el éxito y satisfacción en el trabajo y en la vida. El control de la propia carrera es a la vez causa y consecuencia de lo que nosotros mismos hacemos y construimos a lo largo de nuestra vida profesional. Estamos hablando de una de las grandes fuentes de felicidad o infelicidad en la vida.

El estudio muestra también que uno de cada diez directivos se siente temeroso o preocupado de que sus colegas o jefes en el trabajo descubran que está explorando oportunidades fuera de la empresa.

Así pues, el Muro de Cristal, en forma de barreras reales y percibidas, constituye un auténtico bloqueo en la dirección y control de la propia carrera, así como de la seguridad y autoestima personal y profesional del directivo.

Todo esto ocurre con idependencia del grado apertura y flexibilidad de los mercados.

Atraviese el Muro de Cristal

1. Manténgase abierto a opciones que le surjan, aun estando contento en su trabajo actual. En ocasiones, mirando por encima del seto, descubrimos que el césped crece más lustroso en el jardín del vecino.

2. Preste atención a sus sentimientos. A veces se quiere cambiar, aun sin saber todavía a dónde ir. La sensación de “salir de” suele preceder a la de “ir a”.

3. Pida consejo, sobre todo, al cónyuge, a buenos amigos y a profesionales. Le ayudarán a enfocar mejor su situación y posibilidades, y a jugar más eficazmente sus naipes.

4. Si quiere cambiar, muévase. Contacte directamente con profesionales que le proporcionen oportunidades de cambio. Hágalo con criterio y mesura. No se quede corto ni lance su CV a los cuatro vientos.

5. Use todo su network, personal y profesional, Colegas, amigos y familiares. Trabaje todos los canales. Monte varias cañas de pescar y genere ocasiones de gol.

6. No sea “gallina” ni se avergüence. Actúe con tacto y discreción, pero actúe. Si Vd. no se mueve, nada se moverá. No sea miedoso ante el qué dirán.

7. Cuide el “cómo”. No dé mensajes de que busca a la desesperada. Con aplomo y de forma serena, manifieste que Vd. se está planteando un cambio en su carrera, que ha cubierto una etapa y explora opciones en su desarrollo profesional.

8. Contemple el autoempleo o su propia empresa. Puede llevarse muchas sorpresas agradables: trabajar más, aprender más, disfrutar más, tener control sobre su carrera, futuro y vida, y, si Dios quiere, ganar más dinero.

9. Persevere hasta conseguirlo. Es lo más importante. Vale por todos los demás puntos. No desfallezca. Sin prisa, sin pausa. Coja ritmo y respiración acompasada. Usted es corredor de fondo y de fondo es su carrera.

10. Deje puertas abiertas si descarta opciones o le descartan. Lo que no pudo ser hoy puede serlo mañana. Obtenga feedback de sus entrevistas.

11. Descarte el fracaso. Elija algo desafiante, de riesgo medido y a su medida, con la convicción de que va a triunfar. De imprevistos ya se encargará Vd.

12. Muro de cristal = ley de pareto. No olvide que, como mucho, el 20% de las barreras son reales y el 80%, las peores, son psicológicas y subjetivas. Usted marca su propia limitación y puede ser su principal enemigo.

Conclusión

Como el Muro de Berlín en 1989, hay que derribar o atravesar el Muro de Cristal y ver qué hay al otro lado, más allá de nuestro pequeño jardín.


Fuente: José Medina- Presidente de Odgers Berndtson Iberia/ Executive Excellence

No hay comentarios:

Publicar un comentario