Follow by Email

sábado, 31 de diciembre de 2011

¿Por qué no funciona el modelo de negocio?: El coaching como instrumento estratégico para el crecimiento de las organizaciones


"Cuando un emprendedor inicia su propio negocio se enfrenta a problemas que no había dimensionado"

¿Por qué no funciona el modelo de negocio?

¿Quién no ha deseado trabajar por su propio cuenta y olvidarse de horarios y supervisiones en la oficina de trabajo? para muchos emprender su negocio ha resultado sencillo y exitoso, pero para otros no ha sido lo que esperaban.

El Coach de Negocios, Arturo Chávez ha identificasdo algunos puntos clave para dirigir el negocio hacia el éxito

a. Incrementar las utilidades del negocio
b. Lograr que el negocio trabaje para el empresario y no a la inversa, no dejándose envolver por las actividades del día a día.

¿Por qué es habitual que un empresario pierda pronto el rumbo inicial de su negocio? Parece evidente que la cuestión responde a que no todos los emprendedores cuentan con una visión estratégica empresarial para hacer frente a los retos del mercado global.

En la fase inicial, caracterizada por su especial dificultad, los emprendedores deben dar respuesta problemas que no habían dimensionado, como son la parte operativa de la empresa o la capacitación del personal

Para subsanar esas dificultades es necesario contar con un Plan de Negocio objetivo, realista, práctico y creíble, además de una política estratégica de comunicación interna para dar a conocer correctamente al capital humano de la organización las pretensiones del negocio, motivándo a todos los miembros del equipo.

“Primero hay que entender qué es un negocio y porqué se tiene la intención de hacer un negocio. Nosotros entendemos como negocio a una empresa comercial que será rentable, que no sólo genere tu sueldo, sino también utilidades y que debe funcionar sin ti, porque sino es así, entonces lo que estás logrando es un autoempleo. A veces emprendemos algo para autoemplearnos y tenemos la creencia del refrán: el que tiene tienda que la atienda, pero no debe ser así”, detalla Chávez.

En este sentido del emprendedor que inicia su negocio debe saber y asimilar que contará con menos tiempo libre o que no es totalmente independiente y, en consecuencia, va a encontrar dificultades para dirigir su negocio conciliándolo con la vida familiar

“Estas bases no nos llevarán lejos: Ya soy independiente y voy a tener el tiempo para mi solo. Pero resulta que al paso de 4 o 5 años seguimos igual, y el negocio que al principio parecía divertido ya no lo es. Antes al trabajar en una empresa, recibíamos un cheque y ahora con el negocio hay que trabajar más para lograr ese pago”.

Excusas por las que el empresario falla

¿Porqué llevo tantos años con mi negocio y éste no crece?... para dar respuesta a esta cuestión primero hay que analizar lo que sucede en la empresa pues es común que los dueños tengan excusas que facilitan que se siga fallando en el modelo de negocio, asegura Chávez.

Las frustraciones se pueden resumir en :

-El tiempo: “No puedo esperar más para que el negocio crezca, necesito mantener a mi familia”.
-Equipo de trabajo: “La gente no me apoya dentro de la empresa, no es capaz de asumir compromisos y no es comprometida”.
-El dinero: “Necesito hacer crecer mi negocio, buscar más clientes pare no sé cómo”.


Son los tres argumentos de referencia para el desarrolo del coaching empresarial, que trabaja para para solventar deficiencias en las áreas de ventas,marketing y publicidad, recursos humanos, sistemas y desarrollo del negocio, así como servicio al cliente.

En el apartado de Equipo de Trabajo, el generador del problema es el propio dueño, pues nadie más que él se encarga de contratar al personal de su empresa. Por lo que recomienda que el empresario aprenda más sobre recursos humanos, más de liderazgo, más de reclutamiento y comunicación.

“El empresario debe aprender a reclutar mejor a las personas, contar con las herramientas para evaluarlas, él no debe seguir un método de selección sino de eliminación, que sean los candidatos quienes se encarguen de eliminarse para que al final quede el mejor.


“Los mejores empleados son los que comparten el sueño con los empresarios. El dueño debe considerar que es más importante el tema de la actitud que el de las habilidades”.

Cuando el problema es de finanzas, el coach comenta que el empresario debe aprender más de finanzas, conocer más de interpretación de estados financieros, de temas de contabilidad, y conocer cómo se comporta el tablero de su negocio.

“Más de una empresa ha tenido que recurrir a un apalancamiento financiero, ya sea a través de un organismo o institución. Lo ideal sería que el negocio creciera con recursos propios, porque un negocio no se hace con dinero, se hace con ideas, se hace con creatividad, con condición”

En este sentido es habitual que el empresario que pretenda crecer y darse a conocer pero no sepa cómo o de qué recursos puede disponer. La función primordial del coach es dar a conocer la estratégia más adecuada (existen más de 400) para la mejora en todos los ámbitos de la actividad de la organización, desde la gestión de clientes, hasta la mejora de la operativa de las transacciones, la rentabilidad o la propia contabilidad de la empresa”.

Por qué se llega al desencanto

Muchos empresarios ´tiran la toalla´ cuando ven que su negocio no crece pese a tener varios años en el mercado. En este caso- señala Chávez- lo que se debe investigar es porque se llega a ese desencanto.

Hay que analizar el perfil profesional del empresario, conociendo si se trata de un emprendedor o de un director (como propietario debe desempeñar diferentes roles). En este sentido a algunos les puede gustar más la parte creativa que la directiva.

El dueño debe tomar en cuenta que el éxito de su negocio dependerá del tiempo en que le invierte a su empresa. No puede dedicar gran parte de su tiempo a la parte operativo del negocio, esa responsabilidad la tiene que dejar sobre un empleado de confianza para que así retome la parte creativa”

Conclusión

El empresario debe estar siempre abierto al conocimiento. El dueño de un negocio tiene que apagar esa voz que le dice de forma constante "ya lo sé" porque obviamente cuando dice eso ya no hay nada qué hacer para ayudarle a crecer como dueño.


Igualmente debe hacerse responsable del conjunto de la organización ,en todos sus estratos y departamentos. De nada sirven las excusas para justificar el porqué no funcionan las cosas. El empresario es responsable de sus propios actos, dueño de su propio barco y en consecuencia está obligado a asumir las acciones y decisiones adoptadas en el seno de la organización ...sólo así no se concederá el permiso de volver a fallar

Fuente: www.actioncoachmexico.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario