Follow by Email

lunes, 18 de julio de 2011

Trabajando en entornos globales: Las 7 claves del expatriado feliz


"La adaptación del expatriado constituye un factor clave para el éxito de la misión internacional de la empresa, pudiendo convertirse en una ventaja competitiva en su salida a mercados exteriores"


La actitud del expatriado en el proceso de adaptación al cambio

¿Alguna vez se preguntó qué hace que algunos expatriados sean felices y otros no tanto? The Global Coach Center Academy ha desarrollado un programa particularmente interesante sobre el concepto de los 7 hábitos del expatriado feliz, incluyendo ejercicios y herramientas para adoptar esos hábitos durante el proceso de expatriación.

Los siete hábitos del expatriado feliz

1. Un expatriado feliz es intensamente curioso: Llegar a otras tierras es siempre fascinante. Puedes aprender sobre su cultura, experimentar una manera totalmente diferente de vivir, probar nuevos platos exóticos y quizás, hasta te animes a practicar deportes y hobbies nuevos. Todo un nuevo mundo se abre a tus pies. Despertar la curiosidad alrededor de este nuevo mundo lleva a la felicidad.

2. Un expatriado feliz acepta a los otros como son, no los juzgan y no intentan cambiar a la gente de acuerdo a su gusto: No importa cuánto molesten las cosas y no importa cuán en desacuerdo se puede estar con ellas. Una actitud sentenciosa no lleva a ningún lado. Aceptar que las cosas funcionan de la manera que lo hacen es la clave para la felicidad.

3. Un expatriado feliz ve todo como una experiencia de aprendizaje única: Alguien alguna vez dijo que “la vida siempre nos está ofreciendo nuevos comienzos, depende de nosotros si los tomamos o no”. Se trata de es forma muy poderosa de ver lo que hay disponible para nosotros en cada momento de cada día. Y especialmente para aquellos que tienen la inigualable oportunidad no solo de viajar sino también de vivir en diferentes lugares.

4. Un expatriado feliz encuentra oportunidades donde sea que se encuentren y no se lamenta por aquellas que ha dejado atrás: La vida de un expatriado consiste en una mudanza tras otra. Alguna veces sabemos cuando ese traslado está llegando y otras no (en algunos días de crisis, la mudanza puede ser repentina). Las oportunidades que se abren en un lugar pueden no estar disponibles en otro. Pero recuerda, “la vida está siempre ofreciéndonos nuevos comienzos…” Siempre habrán nuevas oportunidades, entonces… ¿Realmente quieres pasar tiempo lamentándote por lo que dejaste atrás o prefieres invertirlo explorando las puertas que se están abriendo frente a ti?

5. Un expatriado feliz reconoce que sentirse triste en algunas ocasiones es parte del juego: Estar triste por dejar amigos atrás, por vivir alejado de la familia o por dejar un trabajo y cambiar una carrera… la lista puede ser interminable. La diferencia entre un expatriado feliz y uno que no está feliz es que el primero considera a la tristeza como algo natural, algo que no absorbe la vida ni te convierte en una víctima.

6. Un expatriado feliz comparte: Compartir significa tantas cosas diferentes! Puede significar compartir con tus amigos y tu familia cuando te encuentras triste, ya que atravesar los momentos estresantes sólo no es divertido. Puede significar compartir con un mentor (coach) que sin duda hará que tu experiencia de expatriado sea más enriquecedora. Igualmente puede significar compartir las experiencias vividas con otros, contribuyéndo a que encuentren las mejores perspectivas en sus experiencias de expatriados.

7. Un expatriado feliz se deshace de críticas, berrinches y caprichos: Es fácil culpar a alguien de las desgracias propias, decir que todo alrededor es horrible. Es demasiado sencillo hundirse en la propia miseria cuando uno se convence de que no depende de uno mismo, creando barreras psicológicas indeseables en relación al lugar donde se está viviendo. Sin embargo, no hay manera de ser feliz si el expatriado se involucra constantemente el el juego de las críticas, los enfados y los caprichos.

Limpiarse de esas actitudes ayudará a ser más feliz!

Fuente: Iceberg Consulting

No hay comentarios:

Publicar un comentario