Follow by Email

martes, 15 de enero de 2013

La comunicación asertiva: Estrategia y eje central de todo buen liderazgo empresarial


"Un líder con pocas capacidades de comunicación es un líder ineficaz. No saber qué estrategias comunicativas utilizar en cualquier ámbito en el que como líder se desenvuelva, puede llevar a que irremediablemente pierda su autoconfianza y su credibilidad ante sus seguidores."

La comunicación asertiva: Estrategia y eje central de todo buen liderazgo empresarial.

La comunicación es el acto de poner en común las cosas cotidianas de la organización, los derroteros, las metas trazadas y sirve en muchas otras cosas para minimizar los conflictos y maximizar las fortalezas y las alianzas que como líder usted necesita con sus seguidores.

Dentro de las muchas maneras de comunicación que los seres humanos ejercemos cotidianamente se encuentra la comunicación asertiva, una de las mejores estrategias para compartir eventos comunicativos.

Para entender de qué se trata la comunicación asertiva es necesario empezar a hablar de la comunicación organizacional. Esta última no sólo trata el tema de la comunicación interna, aquella que sucede al interior de la organización, como los memorandos, buzón de sugerencia, carteleras, carta del director, etc., sino también la que se ejecuta hacia afuera, con los clientes externos por ejemplo.

Todos los procesos organizacionales, sin excepción, requieren de procesos comunicativos. Por tal razón, todos los miembros de una organización deben ser conscientes de las responsabilidades de comunicación que tienen por cuanto, para su buen desempeño, es necesario algún tipo de procedimiento para tomar, procesar y enviar mensajes.

Peor que la desinformación es la contra-información, un líder debe procurar por mantener los flujos de comunicación abiertos y dispuestos, de manera democrática, para que todos puedan hacer uso de ellos y entablar conversaciones con todos los miembros de la organización.

El líder necesita comunicarse efectivamente con todos sus empleados. Cualquier información desvirtuada, mal intencionada o mal dirigida, puede ocasionar confusión y conllevar, como en un efecto dominó, a cometer errores en todas las esferas organizacionales. Además, debe adquirir cierta sensibilidad para detectar a tiempo las necesidades de sus seguidores y poder ofrecerles incentivos a manera de recompensa por su desempeño.

La comunicación como tal es un proceso por el cual un emisor, transmite un mensaje a través de un canal determinado a un receptor que a su vez regresa más información al emisor inicial, a esto último se le conoce como feeback o retroalimentación. Como puede observar, cada uno de los cuatro componentes juega un papel preponderante en la comunicación. Un mensaje mal dirigido, o puesto a circular en un canal inadecuado o mal utilizado y una retroalimentación ineficiente pueden ser causa de una mala comunicación.

El emisor puede ser tanto un solo individuo como un colectivo, el mensaje está cargado de una amplia simbología que per se tienen significado. Estos mensajes son los que contienen información. El canal es el medio por el cual se envía el mensaje, un correo electrónico, comunicados masivos, blogs etc. Por último, el receptor es el elemento individual más importante, es quien debe recibir e interpretar la información generada por el emisor.

Por su parte, la comunicación asertiva es una forma de expresión clara, equilibrada y eficiente cuya finalidad es comunicar las ideas propias así como enseñar nuestros sentimientos o defender los derechos propios sin herir o perjudicar a los demás sin intención alguna.

Para un seguidor, un líder que utilice la comunicación asertiva, le da la certeza de estar en compañía de una persona que lo entiende, que comprende su posición y que puede ponerse en sus zapatos para tratar de buscar soluciones a las dificultades que pueden presentarse o reforzar aquellos trabajos y relaciones establecidas entre él y sus seguidores.

La comunicación asertiva denota un fuerte interés por la cooperación y deseos inmediatos de negociación, además refuerza la autoestima, la autoaceptación y el reconocimiento del otro como individuo.

Cuando un líder utiliza eficientemente la comunicación asertiva sabe decir no cuando sea necesario, así como expresar sus propias opiniones sin pasar por encima de los demás ni ignorara o minimizar sus desavenencias con respecto a los sentimientos que ello pueda generar.

Conclusión.

La comunicación asertiva, si se quiere, es una comunicación más sensible, es enfocada en lo que se siente y piensa y no necesariamente obedece a canales de comunicación establecidos por la organización.

Es una manera de hablarle al corazón de los seguidores sin dejar de lado lo formal. Es, desde esta perspectiva, el eje central de todo el liderazgo.

Fuente: Managers Magazine

No hay comentarios:

Publicar un comentario