Follow by Email

viernes, 10 de agosto de 2012

Cambio y renovación del mundo empresarial: ¿Hacia dónde vamos?


"Los animales más preparados no son siempre los más fuertes, sino aquellos que mejor se adaptan al cambio. Así como ocurre en la naturaleza ocurre en los negocios, donde no sólo importa maximizar beneficios, sino también la continuidad del negocio."


Cambio y renovación del mundo empresarial: ¿Hacia dónde vamos?

La realidad es implacable, nos vemos asediados por noticias constantes que nos llegan, que nos bombardean de todas partes haciéndonos ver cómo se va cayendo nuestro sistema.

Nuestro trabajo se ve afectado por este movimiento, entonces nos preguntamos: ¿hacia dónde se dirige la empresa?.

Ante esta nueva y cruda realidad nos vemos obligados a preguntarnos si es posible que aparezcan formas diferentes de hacer "empresa" que aún se pueden encuentrar en el ámbito de lo desconocido.

Si recordamos una de las leyes de la naturaleza, la que hoy quieren denominar y que no es, ni más ni menos que la primera ley de la física y que nos dice que nada se crea ni se destruye sino que solo se transforma, podemos entonces concluir que el fenómeno que está ocurriendo encierra una gran transformación de nuestro mundo empresarial, lo que implica que debemos desprendernos de lo antiguo para dar cabida a lo nuevo.

Nuestros mitos unilaterales de triunfos y desastres nos impiden reconocer el orden subyacente dentro del caos aparente. Los fósiles espectrales nos muestran que en el planeta ha habido grandes extinciones que arrasaron con grandes cantidades de vidas.

Se cree que un cometa del tamaño de una pequeña ciudad golpeó la tierra a una velocidad de 40.000 kilómetros por hora hace 60 millones de años; alcanzó el golfo de México con tal fuerza que incluso se han encontrado grandes fragmentos de la tierra mexicana en lugares tan distantes como Francia, y destruyó aproximadamente del 60 al 70% de todas la especies que
había sobre la tierra en aquel momento.

Uno de los grandes paleontólogos de nuestro tiempo, el Doctor Stephen Jay Gould, estaba estudiando las extinciones periódicas cuando se le ocurrió lo siguiente: Superpuso un gráfico de la evolución sobre otro que aportaba los datos sobre la extinción y se quedó asombrado al descubrir que coincidían a la perfección.

Cada vez que ocurría una extinción, aparecía el siguiente nivel de vida: El cometa de México causó la extinción de los dinosaurios y en su lugar aparecieron los mamíferos.

Mirando estos papeles Gould dijo: Hay que ser un idiota para no ver la relación. La naturaleza nunca ha extinguido una especie o un grupo de especies sin favorecer la aparición de nuevas especies, en menor número, aunque con mayor organización o conciencia. Sin la muerte de lo viejo no es posible que aparezca lo nuevo.

La actual situación corresponde también a nuestra evolución humana. Las estructuras viejas están obsoletas y en consecuencia van en caída libre y, todavía no estamos sabiendo ver las nuevas formas que están apareciendo.

Nuestras creencias aprendidas y formas de pensar, válidas para los viejos tiempos, nos hacen ver está situación como desastrosa y negativa.
Cuando la realidad de lo que está ocurriendo es por un lado negativa o desagradable y por otro significa también una nueva experiencia que nos hace encontrar soluciones para una mejor organización.


Basta observar como, medidas económicas drásticas hacen que todo el sistema bascule y nos muestre otra realidad distinta a la que ayer creíamos válida y perfecta. Sin embargo, al mismo tiempo, comenzamos a ver que las empresas antes de perecer se unen con otras para sobrevivir y que las personas con el afán de conservar sus puestos de trabajo adquieren un mayor compromiso mediante la aceptación medidas de recorte y mayor participación activa.

Estas nuevas experiencias nos llevan a tomar conciencia de una realidad distinta en donde muchos mitos que hemos creado se destruyen y nos empujan a recrearnos yreinventarnos.

La crisisglobal que padecemos también cuenta con aspectos positivos: está permitiendo humanizarnos y adquirir un compromiso en mayor grado con nosotros mismos, que nos lleva a la creación de nuevas formas de gestión para construir y convertir a las empresas en comunidades más coherentes y
con mayor sentido.


Si hoy trabaja en una empresa tiene el peligro de no estar mañana. En este sentido, hoy más que nunca, es necesario creer y apostar por uno mismo para salir adelante y ayudarás a la empresa a salir adelante. Es el momento en el que todos tenemos que apostar por todos y por la empresa, porque la vida personal es también empresa.

Conclusión

La rueda de la vida sigue y no hay que tener las difultad, más bien lo contrario: continuar creciendo y evolucionando, haciendo también que las dificultades y facilidades, los éxitos y los fracasos sean nuestros aliados. Se trata, finalmente, de que la empresa del siglo XXI sea más competitiva , recobre un sentido y actué con mayor coherencia, sin olvidar que que " cualquier experiencia despierta la conciencia".

Fuente: Carmen Yates- Directora de La Ruedawww.laempresasabia.com/ Managers Magazine

No hay comentarios:

Publicar un comentario