Follow by Email

sábado, 27 de agosto de 2011

Globalización y gestión de negocios interculturales: Mismo objetivo, pero diferentes estrategias


“Es muy común que cuando las personas descubren que necesitan capacitación cultural, ya hayan cometido sus primeros errores, perjudicando los resultados de la organización y hasta sus propias carreras.”


Conciencia cultural y negocios globales

¿Hacer negocios en Bombay es lo mismo que en Nueva York? ¿Lo que funciona en Londres funciona también en Beijing? Eso es lo que creen muchos managers de escasa conciencia cultural, que pretenden tratar con empleados y socios extranjeros del mismo modo en que lo hacen en la casa matriz. Esta falsa creencia es receta segura para fricciones, fracturas de alianzas, resistencias por parte de los empleados y, en definitiva, resultados mediocres.

La cultura es un sistema de valores y normas que comparte un grupo y que, cuando se toman en conjunto, constituyen un esquema para la vida. Por valores se entiende, las ideas abstractas sobre lo que un grupo considera bueno, correcto y deseable. Por normas se entiende, las reglas y guías sociales que prescriben el comportamiento adecuado en situaciones determinadas. Y por sociedad se entiende, un grupo de personas que comparte un grupo de valores y normas.

¿Cuánto afecta nuestra experiencia y formación en nuestra habilidad para hacer negocios con personas de otra cultura? Consulte con cualquiera que haya realizado negocios en el exterior: Mucho!


La conciencia cultural se ha convertido en un requerimiento fundamental en los negocios para todos los gerentes de las organizaciones globales.

En la actualidad, un gran número de empresas hacen negocios internacionales, e incluso aquellas que no lo hacen frecuentemente se encuentran con problemas culturales al interactuar con equipos multiculturales, clientes internacionales, proveedores externos y hasta las oficinas centrales radicadas en el extranjero. Aún así, la mayoría de los gerentes no han recibido el entrenamiento adecuado.

“Es muy común que cuando las personas descubren que necesitan capacitación cultural, ya han hecho sus primeros tropiezos, perjudicando los resultados de las compañías y hasta sus propias carreras.” Afirman Solomon & Schell autores de “Managing Across Cultures: The Seven Keys to Doing Business with a Global Mindset”.

Uno de los errores más graves por los argentinos cuando interactúan con otras culturas, es el de ignorar la necesidad de otras culturas por generar consensos antes de cerrar un acuerdo (ej: otros países latinoamericanos) y asumir que otras culturas comparten la necisidad y la pasión por desarrollar una relación antes de pasar a los negocios.

Uno de los clientes de ICEBERG Consulting, en sus operaciones de expansión en el mercado brasileño, envió a un director a introducir un nuevo procedimiento de control de calidad.

Al disponer de una ajustada agenda, decidió acelerar el proceso de toma de decisión sobre la implementación del procedimiento a través de la regla de la mayoría. Sin embargo, el grupo parecía no aceptar tal regla lo cual impidió que se avanzase con el proyecto con las repercusiones del caso en el presupuesto planificado.

La razón principal es que la cultura brasileña tiende a valorar necesidades del grupo por encima de las del individuo, en consecuencia era inadmisible avanzar con el proyecto sin contar con un consenso general de todos los miembros del equipo. Este paso fundamental, aunque omitido por el gerente argentino, puede tomar tiempo adicional, pero una vez conseguido el consenso, la implementación será mucho más fluida.

Para evitar los malentendidos, entre dos culturas que aparentan ser similares, o mimimizar sus efectos perniciosos, se requiere de un análisis en profundidad sobre el verdadero alcance de las diferencias culturales.

No existe una receta única para formar managers globales. Cada compañía enfrenta desafíos específicos en un contexto siempre fluctuante. Lo único que se puede afirmar es que existen una serie de cualidades que no pueden faltar en el ejecutivo global exitoso:

1) Una clara comprensión de que las diferencias importan

2) Apertura mental para nuevas ideas

3) La capacidad de conciliar la dimensiones hard y soft. Para obtener beneficios en culturas diferentes, es necesario ejercer un liderazgo adecuado a las características culturales del lugar donde se hacen negocios.


Conclusión

El enriquecimiento y fortalecimiento de la conciencia cultural colectiva permite solucionar problemas de fondo de una forma más efectiva y racional

Los negocios existen en cada país, tanto como individuos, líderes, mujeres, hombres, verdades y virtudes. Pero los negocios son un juego diferente con reglas distintas para cada país. Simplemente no puede ser subestimado: Si se ignora y no se sabe cómo manejar activamente la diversidad cultural global, surgirán problemas en la árdua labor de las organizaciones para triunfar en los negocios

Una vez que la empresa identifica las diferencias culturales en el país extranjero en donde intenta hacer negocios ¿debe adaptar sus prácticas habituales para lograr el éxito en ese país? ¿Cómo puede evitar errores? ¿Pueden los individuos superar los problemas de adaptación cuando trabajan en el extranjero? ¿Qué estrategias seguir una empresa para lograr que las culturas anfitrionas acepten las innovaciones que desea introducir? No hay respuestas fáciles a estas preguntas.

Fuente: Iceberg Consulting

No hay comentarios:

Publicar un comentario