Follow by Email

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Aportación de valor y nuevos canales de comunicación con el cliente: El cambio a través del social networking

"Más allá de la crisis en la economía mundial y de los efectos que la misma provoca en las empresas y en los clientes, hay cambios que se están produciendo que no nos deben pasar inadvertidos".

Aportación de valor y nuevos canales de comunicación con el cliente: El cambio a través del social networking.

La forma de comunicación entre el cliente y la empresa está marcando una nueva tendencia que se avecina y que tendrá repercusión en la forma de hacer negocios. Anteriormente, las campañas de marketing y las acciones de promoción consideraban al cliente como un sujeto pasivo.

La tecnología y la preponderancia de los medios masivos de comunicación hicieron de estas técnicas, una forma imprescindible para la estrategia de push de productos y servicios. Hoy, sin embargo, no es suficiente. Y lo que es peor, esta estrategia no funciona por sí misma o bien los esfuerzos e inversión no se condicen con los resultados.

¿Qué ha cambiado?.

Principalmente, el rol del cliente, que pasa a ser sujeto activo y participativo de las acciones de marketing de la empresa. Es el cliente el que permite (o no)y autoriza que la publicidad lo alcance. Es el cliente quien decide qué tipo de información desea recibir, dónde y cuándo.

¿Cómo ser parte del cambio?.

Las redes sociales como LinkedIn, Facebook, Twitter y MySpace, entre otras, no pasan desapercibidas por ejecutivos y consumidores.

Pero, ¿cuál es el uso que da el cliente a esas redes? ¿Qué beneficio podrían ofrecer las empresas para estar más cerca de los consumidores? ¿Cómo llegar a ellos en forma efectiva?

Los usos de estas redes brindan son infinitos, desde conectarse con ex compañeros de colegio/universidad hasta buscar trabajo. También hay espacios para distintos tipos de actividades, como encuentros para el networking o seminarios de capacitación.

Asimismo, hay lugar para abrir debates sobre temas de interés y observar cómo la gente participa (o no) en función de su identificación con el tema.

¿Qué tienen en común todos estos espacios virtuales dentro de la web 2.0?.

Una nueva forma de comunicación y participación abierta donde cada uno se identifique con los temas de su interés. Lo que nos ofrecen, en particular, las redes sociales es un nuevo mecanismo de fortalecer las relaciones entre amigos, conocidos y/o contactos o bien ampliar esa red con contactos nuevos que nos sería muy difícil de generar por la vía tradicional.

Y esta tendencia también está cambiando la forma de relacionarnos con nuestros clientes y prospectos así como con nuestros partners. Desde que existen las redes sociales, nunca fue tan fácil conseguir prospectos para nuestros productos o servicios o conseguir un partner para brindar una solución integral a un determinado cliente.

¿Estamos utilizando esta nueva herramienta para hacer negocios?, ¿Cómo podríamos subirnos a la comercialización 2.0?.

1. Participando de forma frecuente en las redes sociales: Esto no significa sólo subir nuestros datos a la red elegida sino también sumarse a grupos de afinidad y participar activamente de los debates y discusiones.

2. Generando espacios virtuales donde el cliente se sienta integrado: Esto puede hacerse a través de un blog con información para el cliente, foros para la resolución de preguntas frecuentes y reclamos y la generación de grupos de afinidad dentro de las redes sociales existentes.

3. Nuevas formas de comercialización: Deberíamos mantenernos abiertos a nuevas formas de comercialización, especialmente si lo que buscamos es ampliar las oportunidades. La red en sí misma puede convertirse en un canal para distribuir productos y servicios o para conseguir partners.

Así, sería conveniente propiciar encuentros con contactos captados a través de la web, de forma tal de construir relaciones comerciales de mutuo beneficio que se extiendan más allá del ámbito virtual.

Conclusión.

El mundo está en constante cambio y la empresa no es ajena a este complejo proceso. En este sentido la adaptación a la nueva realidad y la diferenciación con la competencia constituyen estrategias fundamentales para garantizar el posicionamiento y la supervivencia de las organizaciones.

El networking se conforma como una herramienta más de esa estrategia y un instrumento más para mantener viva la relación y la comunicación con los clientes, así como para la generación y actualización constante de las correspondientes políticas de marketing y la reducción de los costes asociados a la actividad.

Fuente: Managers Magazine

No hay comentarios:

Publicar un comentario